IVF doctor in GeneraLife

Un nuevo estudio del equipo de GeneraLife muestra en el ‘Journal of Assisted Reproduction and Genetics’ que la molécula utilizada para inducir la maduración final de los ovocitos (es decir, el trigger) tras la estimulación ovárica y antes de un tratamiento de FIV, no afecta a la competencia ovocitaria (fecundación, blastulación y euploidía): por tanto, es posible personalizar este paso para cada paciente, con el fin de minimizar el riesgo de hiperestimulación ovárica, sin ningún efecto negativo sobre la calidad ovocitaria.

«Personalizar un tratamiento -explica Alberto Vaiarelli, autor del trabajo, ginecólogo y coordinador médico-científico del centro GeneraLife de Roma– significa hoy poder elegir también el trigger. En este estudio retrospectivo, basado en más de 2.000 parejas, hemos comparado a las pacientes que utilizaron la hCG urinaria con las que, en cambio, utilizaron el agonista de la GnRH. Hasta hace poco, el uso de este último sólo estaba indicado en presencia de un alto riesgo de hiperestimulación ovárica. El artículo destaca cómo la aplicación de esta estrategia puede extenderse a una población más amplia. El resultado esperado es un aumento de la seguridad y la flexibilidad de los protocolos de estimulación incluso en pacientes con una respuesta ovárica pobre o no óptima.

Esta estrategia deja espacio para el posible uso del protocolo DuoStim, es decir, reiniciar inmediatamente con una segunda estimulación ovárica en el mismo ciclo ovárico, si es necesario, con el objetivo de maximizar el número de ovocitos recuperados en el menor tiempo posible. Nuestro estudio demuestra que la personalización de esta fase del tratamiento no afecta a la competencia ovocitaria».